JUGANDO CON TU MENTE.

Tranquila que yo llegaré,para jugar con tu mente,dañando tu mente sana. Pero tu callada, que tu noviono se entere,que tu silencio no lo delate. Si fingiendo siempre eras capitán. disimula lo mínimo que puedas. Finalmente entenderás que la felicidad también puede ser de 4.